La Unidad para las Victimas avanza en la reparación colectiva a comunidades negras y afrocolombianas en la región del Darién

La Unidad para las Víctimas avanza con procesos de reparación para beneficiar a más de 90.000 personas que pertenecen a las comunidades negras y afrocolombianas en la región del Darién, y que son sujeto de atención por haber sufrido afectaciones de manera individual o colectiva a causa de la violencia vivida en nuestro país.

Estas víctimas hacen parte de comunidades que integran municipios como Acandí, Unguía, Riosucio y Carmen del Darién en el departamento del Chocó, las cuales corresponden al 25 por ciento de las 355.446 personas que son atendidas en la Territorial Urabá-Darién de la entidad. 

“En el marco de la conmemoración Día Nacional de la Afrocolombianidad reconocemos la autonomía de la población afrodescendiente y reafirmamos nuestro compromiso para avanzar en procesos de reparación colectiva”, manifestó Elizabeth Granada Ríos, directora de la territorial Urabá-Darién. 

Las medidas adoptadas por la Unidad para las Víctimas han permitido la recuperación de sus prácticas culturales y sociales, la estabilidad socioeconómica, el rescate de sus prácticas tradicionales relacionadas con el Atrato, fortalecer sus creencias y expresiones autóctonas.

Algunos de estos colectivos pertenecen a consejos comunitarios que ejercen una representatividad desde el reconocimiento a sus derechos territoriales como comunidades y pueblos étnicos organizados. Es el caso del Consejo Comunitario Mayor del Bajo Atrato, Cocomaunguía, en Unguía (Chocó), con el que se ha avanzado en el cumplimento de medidas de satisfacción, rehabilitación y restitución del plan integral de reparación colectiva.

Categoría: