Popayán, problemática y cambio

Por: Alvaro Orlando Grijalba Gómez. 
Quienes aún persistimos en seguir viviendo en el sector histórico de nuestra amada Ciudad, somos conocedores directos de la problemática que nos toca afrontar diariamente, por la contaminación ambiental, la contaminación auditiva, el caos de la movilidad peatonal y vehicular, la inseguridad, las altas tarifas de los impuestos predial y demás servicios, luz, agua, telefonía, televisión, internet etc., por ser habitantes de este sector, y quienes con gran sentido de pertenencia lo mantenemos y sostenemos para disfrute de todos.
Desde hace varios años atrás, he venido proponiendo que a los inmuebles del sector histórico se les dé un tratamiento especial como el que el Distrito Capital de Bogotá le da a la Candelaria su bellísimo sector histórico, tratándolo como de estrato uno para efectos fiscales, para de esta manera ayudar e incentivar a los particulares propietarios, al sostenimiento del mismo sector con bajos impuestos como fruto de su estratificación.
Un modelo a seguir en la Ciudad, que le proporcionaría un alivio tributario a quienes con un gran sentido de pertenencia aún permanecemos en el sector histórico, lo que seguramente permitiría también que muchas familias de payaneses regresarán al centro y se rescatara este sector para vivienda familiar como en antaño era y ahora debiese ser nuevamente.
Ojalá, uno de nuestros acuciosos y buenos ediles, retomara esta iniciativa que grandes beneficios proporcionaría al rescate del sector histórico, y para quienes con grandes esfuerzos personales y familiares tienen que mantener el corazón de la Ciudad, centro de las actividades laborales, sociales, académicas, económicas, culturales, turísticas y de todo orden, para utilización por todos los ciudadanos que habitan y visitan nuestra Ciudad.
El Sector Histórico de Popayán es ese bello monumento arquitectónico, en el que por sus amplias calles de faroles, sus añejas casonas adornadas de geranios y azaleas, sus centenarias iglesias de repicantes campanarios, se gestó gran parte de la historia de la Patria, invaluable herencia legalmente declarada patrimonio y Monumento Nacional de Colombia que podemos mostrar al mundo con inmenso orgullo y dignidad.
Un buen concejal podría tomar este tema como objetivo de su mandato en el Concejo Municipal y haría una trascendental gestión, que siempre sería recordada como las buenas acciones que los sensibles ciudadanos hacen por su ciudad, la defensa de sus valores y su patrimonio histórico, el cual hay que engrandecer y preservar para las futuras generaciones, como lo hicieron nuestros antepasados, conscientes que esos son los valores que nos identifican como una ciudad procera y de trascendencia histórica para el país.
El Concejo Municipal de la misma manera tiene la obligatoriedad de apoyar todos los proyectos que la administración del Cambio, que preside el Alcalde César Cristian Gómez Castro, adelanta para el desarrollo, transformación y solución a la múltiple problemática que afronta nuestra querida Popayán, que no son pocos.
El proyecto de Renovación Urbana del Barrio Bolívar, como por ejemplo, con su plaza de mercado o galería, la recuperación de los espacios para la movilidad de la ciudad, como la Avenida de los Estudiantes, es un proyecto que se viene socializando hace mucho tiempo y esta administración quiere viabilizarlo a la mayor brevedad, como una de sus obras prioritarias, que seguramente beneficiarán no solamente a comerciantes, habitantes del sector y otros interesados dentro del mismo, sino a toda la ciudad, pues es un gran proyecto de Ciudad de indiscutible aceptación social, económica y si se quiere política, pues sus beneficios son irrefutables. Lo demás es politiquería barata.
Adelante señor Alcalde César Cristian, señor Jefe la Oficina Asesora de Planeación Municipal Arquitecto Francisco Zúñiga Bolívar, -Oficina que debería ser Secretaría Municipal- con este proyecto que no debe tener objeciones de ninguna naturaleza, por el desarrollo, el ordenamiento y el cambio de la Ciudad. 
 

Categoría: